Historia y curiosidades

Las habitaciones, con ingreso hoy al número cívico 33 del Corso dei Tintori, es una típica unidad edilicia “a schiera” costruida alrededor del Siglo XIII junto a otras tantas despensas de “laneros “ y ” tintoreros” que florecían con rapidez en el área de Santa Croce al límite con el Arno pero en el límite del perímetro urbano de Firenze.

Los recientes trabajos de restauración del edificio han restituído numerosos testimonios , entre los cuales una tina de tinturas, canales de desague y hornos de los que no cabe dudas acerca del destino primero de este edificio.

Immagini delo recente restauro

En el 1236 la construcción del actual Ponte alle Grazie, determinó una conexión estable de este barrio extra-urbano con la ciudad contribuyendo al continuo desarrollo de la floreciente actividad de los tintoreros.

Ponte alla Grazie

A partir del siglo XVI las representaciones cartográficas de la ciudad muestran un crecimiento progresivo y una estabilización de la estructura urbana del barrio que se desarrolla lentamente alrededor del importante núcleo Franciscano de Santa Croce.

Desde el siglo XVII en adelante nacieron los primeros palacios nobles, comenzando a redefinirse el asentamiento urbano de toda el área que, recién a finales del siglo XIX logra una sistematización muy similar a la actual.

En este período la batería de talleres de Corso Tintori se modificó en gran amplitud reduciendo las áreas internas destinadas en un principio a patios e incorporando diversas unidades inmobiliarias.

En la primera mitad del siglo XVIII y ya documentada la existencia de un importante intervento edilicio se comprometió por entero el edificio transformándolo en un pequeño teatro privado.

Prospetto Corso dei Tintori

En la segunda mitad del siglo el teatro era totalmente propiedad de la “Academia de los Ingeniosos” y los espectáculos eran considerados entre los más prestigiosos del tiempo. El teatro se mantiene en uso en el transcurso del tiempo, con varias denominaciones y propietarios, hasta la mitad del Ochocientos.

Teatro degli ingegnosi

A finales del Siglo XIX, pasa a ser de propiedad pública, el edificio fue sede de la Primera Cámara del Trabajo de Firenze y, con este destino se encuentra citado por Vasco Pratolini en su importante obra literaria “Il Metello” .

Desde 1921 el edificio fue también sede de la Unione dei Sindacati Fascisti di Firenze, como lo recuerda una inscripción de mármol aún visible en una de las paredes interiores.

Iscrizione fascista

Vendido en remate a fines de los años Treinta, el edifico completo fue teniendo varios propietarios y se destinó a diversas actividades privadas.

El edifico, al inicio de los años Cincuenta fue reestructurado y fraccionado en diversas unidades inmobiliarias sufriendo una notable alteración de sus originarias estructuras medievales.

En el 1968 el Ministero per i Beni e le Attivitá Culturali declaró a la fachada principal de destacado interés histórico y arquitectónico.


Credits